Préstamo

El tiempo es uno de los valores más preciados frente a los ritmos de la globalización y al aumento del costo de vida.



Antes, por ejemplo, debíamos disponer de jornadas enteras y recorrer tiendas para encontrar algún producto que buscábamos, hoy podemos resolverlo con un clic. Lo mismo ocurre con trámites como solicitar préstamos, que ya no requieren ir a la oficina y se vuelven más accesibles.

A continuación, contamos cómo funciona la modalidad virtual para solicitar microcréditos en el acto desde cualquier lugar.

Destinatarios

La innovación en materia de economía doméstica no solo llegó para agilizar los procesos, sino también para volver más accesibles los servicios. Por eso, la posibilidad de pedir un préstamo online con CBU incluye a personas que no puedan dirigirse a una oficina por diversos motivos.

Además, la capacidad de acceder a las bases de datos financieras permite al sistema detectar las condiciones de cada persona sin necesidad de revisar documentación. Esto permite que puedan solicitar el servicio personas que no tienen liquidación de sueldo para probar sus ingresos.

Entonces, pueden recurrir a este tipo de créditos los trabajadores informales, monotributistas, artesanos y jubilados, entre otros. También, es una opción para personas que figuran en el veraz, ya que de manera automática se puede saber si no es un caso con un gran riesgo crediticio.

Diferencia con otros sistemas

El mecanismo financiero más tradicional es el banco, aunque desde hace algunos años otras entidades han tomado su lugar. La principal diferencia es que, aunque estas otorguen préstamos de montos limitados, los requisitos son mínimos y los procesos más rápidos.

Los préstamos en línea también se distinguen de los que otorgan instituciones como ANSES (Administración Nacional de Seguridad Social) por los formatos y la demanda. Una de las desventajas de los préstamos de ANSES es la demora, ya que se solicitan por turno y de manera presencial.

Los microcréditos también son una opción conveniente frente a las refinanciaciones de las tarjetas de crédito que se generan automáticamente al pagar el monto mínimo mensual. Por eso, puede ser una ventaja organizar los pagos del préstamo para cerrar nuestras deudas.

Requisitos básicos

Las condiciones que todos los prestamistas solicitan sin excepción son: tener más de 18 años y una cuenta bancaria a nuestro nombre, con la que se solicitará el préstamo. Si cumplimos con estos requisitos, debemos llenar un formulario de solicitud y esperar la respuesta del sistema.

Ser un cliente de bajo riesgo crediticio aumenta las posibilidades de acceder a un préstamo, independientemente de que figuremos o no en veraz. Esto es posible porque, de acuerdo a cuánto tiempo o cuántas veces hayamos atrasado, el sistema puede establecer si es factible que abonemos.

Además de la posibilidad de acceder a créditos sin poseer recibo de sueldo, hay entidades financieras que tampoco solicitan una garantía. Esta situación también se explica por el hecho de que es posible verificar qué tipo de clientes somos. 

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios