Cuento: "Tres Mujeres"
  • 25 de julio de 2021
Madre manu

Autor: Anónimo



Apretaron sus manos con suavidad, como si pudieran evitar que un terrible sonido salga de ellas. Sus ojos estaban cerrados de la forma en que lo cierran las personas que afirman ver dentro suyo. Pude ver que todas juntas se movieron al mismo tiempo y comenzaron a cantar. Eran mujeres en plena plegaria, eran mujeres que estaban abrazando a Dios, eran mujeres con miedo.

Las volví a ver tres días después, en circunstancias un poco diferentes, cuando ni dormir ni estar despierto servían ya para poder hacer de mi dolor algo soportable.

Las manos de las tres mujeres se juntaron de nuevo. La plegaria empezó a ser dicha y mi cuerpo empezó a sentirse reconfortado. Sonreí y me moví en el lugar, de espaldas, en la misma pocición  en la que antes no encontraba consuelo. Empecé a recordar aquellos puentes que cruzan el río de nuestra ciudad y no sé por qué empecé a ver tu sonrisa conjuntamente a la hermosa sensación de quedarme dormido, mientras que en mi mente aun había lugar para sentir que te besaba.

Desperté al alba, las sabanas estaban mojadas por mi sudor, creí estar solo pero el ruido de una cuchara golpeando el borde de un cuenco me alertó que ellas todavía seguían ahí.

Intenté sentarme, pero no pude, mi cuerpo todavía tenía esa sensación tibia y pesada que sólo da el fracaso o la enfermedad. Una de las mujeres se acercó y puso su mano en mi frente, por un instante creí que no había cosa mejor que la calma. Cerré los ojos y la mujer retiro su mano cuando me dijo: Todavía no has muerto. Y con la otra mano hundió la daga en mi cuello.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios