Pediatra

El pediatra tuvo en su poder casi mil archivos de explotación sexual infantil. Además, produjo pornografía con pacientes del Garrahan.



El Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 6, a cargo del juez Gonzalo Rúa, condenó a Ricardo Russo, el médico pediatra del Hospital Garrahan acusado por los delitos de producción, tenencia y distribución de pornografía infantil, a 10 años de prisión. Además, no podrá ejercer la profesión ya que le aplicaron la inhabilitación perpetua.

En la lectura de la sentencia, el juez afirmó que en el primer hecho investigado en la causa, se encontraron 270 videos de abuso y explotación sexual infantil. Estos estuvieron en la computadora entre febrero y agosto de 2018, fueron descargados por Russo, y estaban en su computadora personal. Además, se hallaron fotos que enfocaban partes íntimas de menores de edad, que estaban en el celular del pediatra.

Rúa afirmó que hubo intencionalidad de parte del condenado para buscar y descargar estos archivos, y que el médico conocía el contenido de los mismos, a pesar de que Russo lo había negado en los alegatos. Además, estos archivos eran facilitados a terceras personas.

Asimismo, en el segundo hecho investigado, el juez acreditó luego de pericias informáticas que Russo ofreció durante algunos meses de 2018 66 archivos de video en los que había actos de abuso sexual contra niñas. Estos archivos fueron hallados en el marco de un allanamiento realizado en la causa.

En ambos hechos, se determinó que los niños y niñas abusados para la producción de esas imágenes, que Rúa calificó de “grotescas, aberrantes y de mucha violencia", eran menores de trece años de edad.

También se acreditó un tercer hecho: la producción de al menos 495 imágenes y 68 videos con contenido de abuso sexual infantil distribuidos en dos computadoras en el domicilio de Russo.

Y un cuarto, que el 28 mayo de 2019 (la fecha del allanamiento), en una computadora del hospital Garrahan, el pediatra guardaba 100 imágenes de niñas en actividad sexual explícita o exhibiendo sus genitales con un fin que no se pudo determinar durante la investigación.

Hasta aquí, se hallaron 999 archivos de abuso o explotación sexual infantil en poder o distribución de Russo. Las víctimas de delitos contra la integridad sexual, en este caso, fueron múltiples. 

Además, el juez Rúa acreditó otros cuatro hechos por producción de pornografía infantil contra al menos tres niñas menores de 13 años, pacientes del Hospital Garrahan, en el consultorio que Russo tenía en el nosocomio.

Las fotos fueron tomadas con la excusa de utilizarlas con fines médicos, científicos o docentes, pero el juez estableció que las imágenes tenían objetivo sexual ya que en ellas no se protegió la intimidad ni la confidencialidad de las menores. También, peritos determinaron que las víctimas no tenían patología alguna que justificara la fotografía.

Cba24n 

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios